El núcleo histórico de Solsona y el Parque de la Mare de la Font

Calles llenas de vida

La ciudad de Solsona es el núcleo medieval más bien conservado de Cataluña. Sus calles estrechas y plazas porticadas te descubrirán el conjunto de la catedral de Santa Maria de Solsona, románica, gótica y barroca; en su interior se encuentra la capilla de la Verge del Claustre, una talla románica del siglo xii. En el exterior del recinto, el Palacio Episcopal, ejemplo destacado del neoclásico catalán y sede del Museo de Solsona, el Pou de Gel en la portalada del Pont, el Quarto dels Gegants y comparsas de la Fiesta Mayor, en la calle de Sant Llorenç.

Pero lo más relevante del casco antiguo de Solsona son su estilo de vida y su gente. Hay mucha actividad y ambiente los viernes de mercado y los fines de semana, durante la Fiesta Mayor, los conciertos de música en verano, las ferias de la seta, el trumfo y la trufa y, sobre todo, el Carnaval de Solsona, la fiesta popular por excelencia.

Para pasear, a pie o en bicicleta, visita el parque de la Mare de la Font, espacio natural familiar y punto de partida de rutas debidamente señalizadas que te conducirán al emblemático Castellvell (elemento arquitectónico indisoluble del perfil de Solsona) o al Pont de la Frau, un acueducto de piedra escondido en medio del bosque.